Qué ver un día en Braganza

Qué ver un día en Braganza

Seguimos con nuestra ruta por Portugal. La verdad es que últimamente es de mis países más visitados, y aunque antes no lo valoraba tanto, yo no sé si por haber vivido en Brasil durante un año o por qué, pero no hace más que encantarme.

La comida, las construcciones, la cantidad de personas de brasil o incluso la música son muy parecidas, ¡se nota la influencia! Puede que no muchas personas opinen igual, pues al final Brasil es un país con mucha mezcla actualmente de todas sus culturas y Portugal es un país pequeño del sur de europa, pero si has vivido en un país distinto al tuyo de origen observas las cosas con un ojo más al detalle que de otra manera no. Y todo eso hace que ahora en secreto hasta la llame «el pequeño brasil de europa».

Ok, quizá exagere, pero doy gracias a tener a Portugal como vecino. Y como tal, hoy os traemos una de sus ciudades muy cercanas a la frontera y que nos permitirá pasar un día diferente e interesante en este maravilloso país. Esta ciudad, es la ciudad de Braganza.

Escapada de un día a Braganza

Esta ciudad esta situada cerca de Zamora y León, por lo que llegar es muy fácil en coche si te encuentras por esta zona o estás de viaje por aquí.

En los alrededores de esta ciudad encontramos el parque natural del norte portugués, denominado Parque Natural de Montesinho. Por lo que recomendamos acompañar nuestra visita a la ciudad, dando una vuelta por este lugar.

La ciudad de Braganza data de la época romana. Esta situada en lo alto de un cerro que culmina en un valle, como la mayor parte de ciudades portuguesas.

¿Qué lugares ver en Braganza?

Iglesia Colegiata del Santo Nombre de Jesús y San Juan Bautista

Esta iglesia era parte de un convento jesuita. Cuenta con unas dependencias anexas y un bonito claustro renacentista.

En frente de ella, encontramos la Praça da Sé, donde encontramos un Crucero sobre una columna salomónica.

Praça Camões

Cerca de la Praça da Sé , encontramos la Praça Camões, una gran plaza con un enorme solar. En sus alrededores encontramos diversos restaurantes con comida tradicional portuguesa.

Cuesta hacia la ciudad vieja

Braganza cuenta con una muralla y un castillo debido a que fue fundada al final de la alta edad media cuando los reinos cristianos y musulmanes encontraban su frontera en esta zona.

Para llegar ahí, encontramos la Rua dos Combatentes da Grande Guerra. En esta calle encontramos diversas casas típicamente portuguesas con llamativos azulejos y un gran número de comercios antiguos.

Plaça e Igreja de São Vicente

En esta plaza podemos encontrar un monumento a los caídos portugueses en los camos de Francia durante la Primera Guerra Mundial y la Iglesia de San Vicente, de origen románico.

Iglesia de São Bento

Esta iglesia data del siglo XVI. Su estilo es renacentista y podemos destacar su techo con pinturas.

Camino a la ciudad vieja amurallada

Llegando a la muralla, encontramos unos jardines. La puerta de la ciudad es la puerta de Dom. Fernando. Esta es la zona más antigua de toda la ciudad.

Museo Ibérico de las máscaras y el traje

Tras cruzar la puerta, encontramos el Museo Ibérico da Máscara e do Traje. Aquí encontramos una colección curiosa de trajes típicos y máscaras de pueblos de Portugal, Asturias, Galicia o Castilla y León.

Castillo de Braganza

Imagen de castillo de braganza

Llegamos a la joya de la corona de Braganza, el Castillo. El objetivo de su construcción fue la defensa. Aunque a lo largo del tiempo tuvo funciones como cuartel. Por ello en su interior podemos encontrar el Museo Militar de Braganza con diversas conmemoraciones a distintos militares caídos en las batallas de Portugal.

Este museo se sitúa en el interior de la torre del castillo desde la cuál también podemos contemplar unas maravillosas vistas panorámicas. En él, podemos encontrar distintas armas utilizadas desde el siglo XII.

Comida típica de Braganza

La comida que podemos encontrar en Braganza es la típica comida portuguesa. Arroces, carnes, bacalaos..¡miles de opciones que te encantarán si eres fans de la comida casera! Como recomendación, no dudes en tomarte un café, aunque ten en cuenta que el café de Portugal, es un café fuerte normalmente, acompañado de un típico pastel de nata o de Belén. ¡Es la mejor forma de terminar una comida en Portugal!

Definitivamente un día en Braganza da para mucho.

¿Consideras que nos ha faltado algo? ¡Ahora es tu momento para dejárnoslo en los comentarios!


Deja un comentario